Ensalada de higos

 

Los que tenemos un niño, sabemos que el tiempo libre que te sobra es oro,  y debido a este valor, cada uno lo aprovecha como más le gusta. En mi caso prefiero descansar, y es por eso que me estoy tomando el blog con más calma. Las vacaciones de agosto las he aprovechado para relajarme con mi familia. comidas por aquí, cenas por allá, que si nos vamos de poteo y comemos unos pintxos y por que no, alguna que otra juerguilla, siempre y cuando mi suegra se quedaba con Pablo.

Pienso que va siendo el momento de retomar poco a poco el blog, y aunque no pueda tomarme todas las molestias que me gustaría, tanto como para cocinar como para sacar las fotos, por lo menos publicar lo que suelo comer últimamente. Y en esta ocasión os muestro esta ensalada que he comido ya varias veces estas semanas pasadas.

 

Ingredientes 2 personas:

  • media docena de higos
  • 30 gr. de piñones
  • queso feta
  • rúcula
  • aceite de oliva
  • vinagre
  • sal y pimienta

 

 

 

Elaboración:

  1. Todos sabemos como hacer una ensalada, así es que la montáis como más os apetezca. Buen provecho.

Gazpacho Extremeño de la serena

Esta es una de esas recetas que ha estado siempre en casa, y de la cual no he disfrutado hasta tener 20 años, y todo porque odiaba las sopas frías, era un concepto que me costaba asimilar. Con el calor, este se instala en la nevera como veraneante y la verdad es que se disfruta mucho de su compañía. Este gazpacho, no tiene nada que ver con el andaluz que estamos acostumbrados a ver en todos los lados, la diferencia más evidente es el color, uno es más blanquecino y el otro es rojo, se suele migar con pan y se come con cuchara. Es verdad, que hoy día se pueden encontrar mil variantes de gazpacho, pero yo me he criado con este y es al que  tengo como referencia. A parte de ser una sopa fría de lo más refrescante, es sencillísima de hacer y la podemos guardar en la nevera por unos cuantos días.

Ingredientes:

  • 2 tomates maduros
  • 1 huevo
  • 3 dientes de ajo
  • pan de días anteriores, como 1/4 de barra.
  • agua
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 30 ml de vinagre de vino
  • sal
  • 1 pepino pequeño
  • 1/2 cebolleta
  • 1/2 pimiento verde

Elaboración:

  1. Metemos todos los ingredientes a excepción del pimiento verde, la cebolla, pepino y medio tomate en una cazuela. Trituramos todo hasta hacer una sopa. Echamos un poco de vinagre y salamos al gusto. La metemos en la nevera y dejamos que se enfríe. La cantidad de agua es a ojo, si nos gusta mas caldoso le echamos más.
  2. Mientras, cortaremos los ingredientes que hemos reservado en pequeños daditos. Estos daditos, los podemos comer como tropiezos en el gazpacho. Es fantástico, y si esta sopa la acompañamos con una tortilla de patata…

bavette con huevos y jamón

Esta carbonara improvisada es ideal para cuando no tienes tiempo y te apetece comer un plato delicioso de pasta, como es mi caso. Llevo haciendo este plato bastante tiempo, y la verdad es que nunca me han salido tan bien como esta última y creo que ha sido por el huevo.

Hace ya una semana, mientras hablaba con un compañero acerca de productos naturales y ecológicos, me comento,que tenía probablemente unos de los mejores huevos de por aquí. Que sus gallinas, no comen pienso salvo que se queden con hambre, y el pienso que le da es maíz. Inmediatamente empece a babear, y le presione  para que me trajera un par de docenas, y así lo hizo, al día siguiente las tenía en el taller, puedo decir que  ya se ha convertido en mi proveedor de huevos. Lo primero que hice nada mas llegar a casa, fue freír un par de ellos, creo que es la mejor manera de saborear un huevo y la verdad es que no he comido huevos mejores nunca, tienen un color intensísimo y la clara es super compacta. Es curioso como la persona menos pensada te puede sorprender con cosas como esta, por no mencionar las zizas que comí antes de ayer, un regalo convertido en un revuelto excelente. Zizas fresquísimas con huevos insuperables, así es difícil que salga algo mal.

Ingredientes para 2 personas:

  • 200 gr de pasta larga
  • 2 huevos
  • 100 gr de jamón en tacos
  • 4o ml de nata
  • 1 cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • 1 nuez de mantequilla
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • pimienta
  • sal 
  • aceite de oliva
  • perejil picado

Elaboración:

  1. En una sartén caliente echamos la nuez de mantequilla y el aceite y pochamos la cebolla con el ajo ahí mismo. Mientras va cogiendo color, en una cazuela cocemos la pasta al gusto y cuando esté lista guardamos un poquito de agua de la cocción.
  2. Cuando la cebolla este casi pochada, echamos los taquitos de jamón y cuando se hagan un poco, añadimos el vaso de vino. Cuando este reduzca, echamos la nata y cuando se nos engorde, le añadimos un poquito del caldo. Acto seguido, añadimos la pasta y removemos para que todo se mezcle bien. Corregimos de sal y echamos un poquito de pimienta.
  3. Justo antes de servir, cascamos los huevos encima y removemos bien con la pasta retirada del fuego, espolvoreamos con perejil y está lista para servir. Este plato está rico, rico.

 

Risotto de zizas de primavera

Desde que mi pequeño nació, han llegado a mis manos todo tipo de productos increíbles de temporada, como boletus, guisantes, zizas de primavera, anchoas, etc… la pena es, no tener el tiempo suficiente para dedicar a estos manjares, todo mi tiempo se lo lleva otro ahora mismo, y no me quejo, es más, estoy deseando de estar con él todo el rato. Hace ya una semana, vino mi madre con zizas que le habían regalado, todo un regalazo teniendo en cuenta que están a casi 50 euros el kilo, y me hizo la simple pregunta de si las quería, fue imposible negarme, solo le cogí unas pocas como para hacer un risotto, que fue lo que se me ocurrió en aquel momento.

Ya se que es un producto de lujo y que este plato vendría a costar una pasta, pero siempre se puede sustituir esta seta por cualquier otro hongo, champiñón etc… aunque el sabor de esta sea irreemplazable.

Poco a poco le estoy cogiendo el gustillo a los risottos y me parece otra manera fantástica de comer arroz. En mi único risotto publicado, hablaba sobre productos nacionales, si las recetas son meojores con los ingredientes de su país o se puede mejorar con los nuestros, pues yo, para esta receta, a excepción del arroz, los ingredientes que he usado son de mi pueblo o alrededores, empezando por el txakolí de Getaria, un queso de idiazabal que se hace en un caserio de Askisu, zizas recolectadas en nuestras montañas, caldo hecho con las verduras más frescas de las caseras, vamos todo un lujazo de plato que podía llevar eusko label si nó fuera por el nombre italiano.

Ingredientes para 2 personas:

  • 200 gr de arroz carnaroli
  • un puñado de zizas
  • un vaso de txakoli
  • caldo de verduras
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo picado
  • 100 gr de queso de idiazabal
  • una nuez de mantequilla
  • un chorrito de aceite de oliva
  • sal
  • perejil picado

 

Elaboración:

  1. Picamos finito la cebolla y rehogamos junto con el ajo hasta que la cebolla sea transparente, entonces agregamos las setas y dejamos que se hagan un poco.
  2. Echamos el arroz, removemos este un poco y acto seguido incorporamos el vaso de txakoli, esperamos a que este evapore todo su alcohol. Ahora vamos añadiendo el caldo caliente a cucharones y removemos con una cuchara de palo. A medida que el caldo va evaporandose, le vamos añadiendo más, así hasta que el grano de arroz este hecho. Nunca dejar de remover el arroz.
  3. Corregimos de sal si hiciera falta y agregamos el queso rallado, removemos hasta que este se derrita, espolvoreamos un poquito de perejil y listo.

Anchoas de Getaria marinadas

Después de un pequeño periodo de descanso debido a mi nueva paternidad, vuelvo a la carga con una receta más que sencilla y para mi deliciosa. Ha sido un mes de lo más estresante y a la vez placentero, el no poder dormir como antes, me dejaba agotado y sin ganas de empezar a liarme con el blog, y lo primero que hacía cuando me sobraba un poquito de tiempo era echarme en el sofá. Pero parece que la situación va estabilizándose y poco a poco me van sobrando cada vez más minutos al día. Echo un poco de menos aquellos momentos en los que llegaba a aburrirme, pero ahora no lo cambiaría por nada. Ongi etorri Pablo!!

Es temporada de anchoas en en norte y como vivo muy muy cerca de Getaria, nos llegan unas anchoas a Zarautz que son una pasada. Además se han vendido en lonja a 1 euro el kilo debido a la cantidad que han pescado, por lo que a las pescaderías las venden a más o menos 5 euros el kilo, un precio irrisorio para un producto de calidad como lo es esta pequeña joya Cantábrica. Después de hartarme a comerlas de todas las maneras posibles, hoy os traigo, la que en mi opinión, mayor satisfacción me da cuando las como, marinadas. Puede que sea, por que suelo comerlas como aperitivo, acompañadas siempre de un buen txakoli de Getaria y en un ambiente social que hace disfrutes todavía más si cabe de estos pescaditos.

Ingredientes:

  •  1 kg de anchoa fresca
  • 6oo gr. de vinagre de vino o sidra
  • 400 gr de agua fría
  • una buena cucharada de sal
  • ajo bien picado
  • perejil fresco picado
  • aceite de oliva virgen

Elaboración:

  1. Lo primero  que tenemos que hacer es enfriar lo que va a ser la marinada, y para eso vamos a verter en un tuper el vinagre, el agua y la sal. Lo metemos al frigo una hora.
  2. Ahora toca limpiar las anchoas, si se lo pides al pescadero, el te quitara las cabezas y las tripas y si no ya sabes lo que te toca. Si vienen con sangre, pásalas rápidamente por un chorro de agua fría hasta retirarla. Hay varias teorías en cuanto a como sumergirlas en la marinada, si con la espina central y cerradas, o como podéis apreciar en la foto, pero separando los lomos. Yo he probado las dos maneras y la diferencia en mi humilde opinión es que, sin quitar la espina central en la marinada, la anchoa se queda más crudita. Esto vosotros veréis como os gusta más el pescado, yo siempre las hago con los lomos separados. Introducimos los lomos en la marinada y lo metemos al frigo durante 12 horas, cuanto más tiempo las tengamos más se haran.
  3. Pasadas las 12 horas, retiramos las anchoas de la marinada, las escurrimos y las vamos introduciendo en un tuper limpio de manera ordenada. Las cubrimos con aceite de oliva y le añadimos el ajo y el perejil, le damos un pequeño meneo, como si de un pil-pil se tratase, para que de esta manera se impregnen todos los lomos con el aceite, ajo y perejil. Ya se  puede disfrutar de ellas.
  4. Al estar cubiertas de aceite, se conservan muy bien en el frigo durante días.

Tarta rústica de manzana

I decided to write this post in english, because my teacher told me again an again if i want to improve my english i have to write much more, she says that i don´t have to care about making mistakes, this is par for the course when you are learning. So, i promised her that in my next recipe i´ll try to choose an english dish or dessert, and try with all my effort posting in english. If you are one of my spanish followers, you must be freaking out right now, don´t worry this won´t be happen again, for now. Some people asked to me to write in english, they told me, it is a pity can´t understand such a nice recipes. This is for them as well!! Don´t get used to it, my native language is vasque, the second spanish and i´m dealing with my third, which is english. If you have a perfect domain of the language, i´m sure you can find a tons of mistakes, i´m sorry for that, i need to stumble a lot if i want to become a perfect speaker.

So, here i am with Martha Stewart´s rustic apple pie, i´m not completely sure where is this recipe from, but what i´m sure is, it isn´t spanish.

Ingredients:

  • 7 apples, i used 3 different types.
  • juice of 2 lemons
  • 1 cup of sugar
  • 2 eggs
  • 250 gr. of all-purpose flour
  • 125 gr. of unsalted butter
  • 1 pinch of cinnamon
  • 1 pinch of salt
  • 40 gr of milk

How to:

  1. First of all, we are going to start kneading the pastry dough. In a large bowl, add the flour, half cup of sugar and butter at room temperature, and start blending together with hands until you get something like a sand texture, then you add at this mixture one whisked egg, a pinch of salt and a pinch on cinnamon. Keep blending a little bit more, and put all the dough on worktop and try to make a ball. Don´t knead too much the dough, the pastry won´t be the same. Put the dough in the refrigerator covered with cling wrap at least for an hour.
  2. Now to make the apple puree , peel 3 apples and chopped in medium sizes, put all the pieces into a  microwaveable container, and sprinkle with a one lemon juice. Cover with it´s cup and insert into a microwave. Put it at high power during 6 minutes. Then crush the apples with a fork and add the other half cup of sugar. Mix it until the sugar is incorporated. Let it cool.
  3. For the topping, peel the rest of apples, cut in the sizes you like and sprinkle them with one lemon juice. If the apples are not sweet enough, you can always add a little bit of sugar. Add a tablespoon of flour to get a thicker sauce when it´s baked.
  4. Preheat the oven at 200ºC.
  5. Remove the dough from the refrigerator and start spreading it. when this step is done, cut the dough with rounded shape, if you don´t have any idea how to do this, you can use a pot lid as a template. Put a nice amount of puree in the bottom, then add the pieces of apples and start bending the dough like you can see in the image. Sprinkle a pinch of sugar and spread the whisked egg on the edges.
  6. Bake until the dough turns brown, 30 minutes more or less.

Mousse de chocolate

No es fácil ponerse a cocinar cuando la noche anterior has estado de marcha y  has bebido un poquito más de la cuenta. Esto es lo que me ha pasado a mi este fin de semana. Después de una jornada de casi 30ºC  nos juntamos la cuadrilla a potear y de paso cenar unos pintxos y claro, como la noche era templada, decidimos rematar el día con un copazo en la terraza de un bar del malecón de Zarautz, un lujo, por unas horas creíamos que era una espléndida noche de verano, pero no, estábamos en el primer día de abril.Como ya veníamos un poquito alegres del poteo, la copa que tomamos nos animó a seguir con la fiesta. Lo que viene después me imagino que todos lo sabréis, un sábado con un terrible dolor de cabeza y sin ganas de hacer nada.

En la inagotable pelea contra la resaca, se me antojó comer algo con chocolate y decidí que podía aprovechar el momento para preparar la receta del blog, y de ahí, me vino la idea de hacer este sencillo mousse con la receta de Martín Berasategui. Nunca antes había hecho un mousse y comerlo pocas veces, pero sé que desde hoy este postre se va a convertir en uno de mis favoritos, por su sabor y la rapidez con la que se hace.

 

Ingredientes:

  • 500 gr. de nata para montar
  • 100 gr. de chocolate negro de cobertura
  • unos cuantos piñones o nueces rallados

Elaboración:

  1. Ponemos en un pequeño cazo 50 gramos de la nata y lo llevamos a hervir. Cuando haya llegado a este punto lo retiramos del fuego y echamos los 100 gramos de chocolate cortado en pedazos. Lo movemos bien hasta que se haya fundido todo el chocolate y la mezcla sea homogénea en color.
  2. La nata restante, la ponemos en un bol y la batimos vigorosamente ,o si no, usamos la batidora con el utensilio de batir  hasta que esté semimontada. Esto es lo más complicado de la receta, saber que es el semimontado. Cuando la nata haya empezado a coger cuerpo pero todavía no tiene esa textura compacta que caracteriza la nata montada. Es este, para mí el momento semimontado.
  3. Una vez tengamos la nata en el punto que queremos, cogemos un par de cucharadas de esta y la mezclamos con el chocolate, para después coger esa mezcla de chocolate y nata y volcarla toda en el bol de la nata. Haciendo movimientos suaves, mezclamos bien hasta que todo esté del mismo color. Ya tenemos el mousse listo, solo queda meterlo en recipientes pequeños, para eso he utilizado una manga pastelera con boquilla de estrella, de esta manera se nota que tiene consistencia de mousse. A la nevera una hora y listo para disfrutar.

Antes de disfrutar del mousse, espolvoreamos un poco de el piñon rallado por encima, le dará un toque especial.

Quiche de morcilla y pera

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Marzo nos invita a preparar todo un clásico de la gastronomía francesa, “Quiche”.

A pesar de que por fuera parezca una tarta dulce, en su interior esconde un contraste de sabores salados que empastan a la perfección. Se que para algunos, la morcilla puede no transmitirles sensaciones de placer al paladar, pero para los que nos gusta disfrutar de una buena morcilla mientras comemos alubias de Tolosa, esta una receta alternativa para comerla.

Hacía ya dos o tres meses que no publicaba ninguna propuesta de whole kitchen y no es precisamente por que no quisiera, siempre me pillaba el toro o si no, se me pasaba. Pero este mes propusieron una quiche y como tenía muchas ganas de probar una que le vi hacer a Darío Barrio en “Todos contra el chef”, no lo dudé y apunte la fecha en mi agenda. Aun así, aquí me tenéis publicando la receta un día después.

Le quiero dedicar esta receta a mi tía Upe, que sin quererlo se ha convertido en la reina de las preparaciones con morcilla. Muxus!!

Ingredientes para 2 pequeñas quiches:

  • 100 gr. de morcilla de verdura
  • 1 puerro
  • 1 cebolleta
  • 100 gr. de panceta cortada en tiras
  • 75 ml. de nata
  • 1 huevo
  • 50 gr. de queso gruyere rallado
  • 1 pera cortada en laminas muy finas
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Para la masa quebrada:

  • 125 gr. de harina
  • 70 gr. de mantequilla a temp. ambiente
  • 1 huevo pequeño
  • sal

Elaboración:

  1. Para hacer la masa quebrada, tamizamos la harina y le damos forma de volcán haciendo en la mitad un hueco. En ese hueco, metemos la mantequilla, el huevo y la sal, y con ayuda de nuestras manos, mezclamos todo hasta que nos quede como arena, entonces juntamos todo en una bola, lo envolvemos en papel film y la dejamos en la nevera por una hora.
  2. Vamos a ir preparando el relleno, picamos muy fino e puerro y la cebolleta y dejamos que pochen, entonces añadimos la panceta y el relleno de la morcilla. Dejamos que se cocine un poco, corregimos de sal y pimienta si hiciera falta y retiramos del fuego.
  3. Por otro lado, en un cuenco batimos el huevo , le añadimos la nata y el queso rallado. Ya tenemos lo que va a ser el relleno preparado.
  4. Precalentamos el horno a 180ºC. Cuando haya pasado ya la masa una hora en el frigo, la vamos a estirar con un rodillo hasta que tenga un grosor de menos de un centimetro, forramos los moldes con ella y hacemos agujeritos con el tenedor en el fondo. Ahora vamos a precocinar la masa y para eso vamos a rellenar las tartaletas con garbanzos y horneamos durante 15 minutos. Pasado el tiempo, retiramos del horno las quiches y quitamos los garbanzos. Ahora las rellenamos con un poco del preparado de morcilla y otro poco del huevo y la nata. Por encima le ponemos las láminas de pera y otra vez al horno, esta vez a la misma temperatura y 20 minutos.
  5. Ya tenemos listas estas deliciosas quiches.

Alitas de pollo asadas con romero

Me encantan las alas de pollo, y no pongo en duda que la mejor y más rica manera de comerlas sean fritas, pero cuando lo que menos te apetece es sufrir quemaduras en los brazos, que luego se manifiestan en engorrosas ampollas, que varían en función de la gota que te cae y duelen que no veas. O si tienes suerte y no te quemas, no te queda más remedio que limpiar esas gotas de aceite por toda la cocina. Es por estos motivos, por lo que vengo haciendo las alas en el horno desde hace ya un tiempo, no quedan tan crunchys como fritas, pero quedan lo suficiente crunchys como para disfrutar 100% de ellas.

Otra de las grandes pegas que tiene el comer o cenar alas es que son como pipas, cuando empiezas no puedes parar, no hace falta hacer un gran esfuerzo para comerte medio kilo de ellas, además, una vez acabadas, te encuentras en el fondo de la bandeja una salsilla de color amarillenta con un sabor irresistible, en la que no paras de untar hasta que se te acabe el pan o la salsa, vamos que si tu intención es comer light, no te recomiendo que las comas, pero si no es así, aquí os va la receta.

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de alas de pollo
  • 1 cabeza de ajos y algún que otro diente suelto
  • una ramita de romero
  • aceite
  • zumo de medio limón
  • pimienta
  • sal

Elaboración:

  1. Precalentamos el horno a 220ºC
  2. En una bandeja para horno, esparcimos un poquito de aceite por toda la superficie, colocamos las alitas y las salpimentamos por los dos lados. Entre medias metemos los dientes de ajo, unas hojitas del romero y la cabeza de ajo cortada por la mitad. Las metemos en el horno durante 45 minutos.
  3. Mientras se hacen, en un baso mezclamos el zumo de limón con un poco de aceite de oliva, que usaremos en el último momento para untar encima de las alas y así alegrarlas un poco. Si queréis este último paso se puede evitar, estarán igual de ricas.
  4. Se pueden hacer por el lado que prefiráis, pero que los últimos 15 minutos se hagan con la piel para arriba, de esta manera conseguiremos que se nos doren y queden crujientes. 5 minutos antes de sacarlas, le echamos el mejunje y la ramita de romero.

Que lo disfrutéis!!

Ensalada crujiente

El tiempo me lo ha puesto muy fácil a la hora de elegir la receta, los casi 20ºC  que estamos teniendo estos 2 últimos días me han casi obligado a comer al menos una ensalada y como tenía una ya ojeada en un libro que me regaló mi madre en mi cumple, me fui directo al mercado a comprar los ingredientes en cuestión. Es un lujo el poder comprar vegetales y huevos a las caseras que bajan todos los días de sus caseríos para que, nosotros los ciudadanos podamos disfrutar de productos realmente frescos y de la tierra.

Llevamos un invierno envidiable aquí en el norte, apenas llueve y casi no hace frío, la verdad es que es una maravilla poder pasar así de bien la que se supone debe de ser la estación más fría del año, pero no creéis que lo que tiene que hacer en invierno es precisamente lo que no hace, lluvia y más lluvia acompañada siempre de una brisa heladora. Puede que nos estemos cargando el planeta, puede no, nos lo estamos cargando y no sé si ya todo esto tiene remedio.

Ingredientes para 2 personas:

  • 1 bulbo de hinojo
  • 1 zanahoria grande
  • 1 pepino
  • 10  rabanitos
  • 2 champiñones
  • 1 cebolla morada
  • perejil picado
  • aceite de oliva
  • vinagre de vino y de módena
  • sal
  • 2 cucharadas de azúcar

Elaboración:

  1. Limpiamos con agua todos los ingredientes y los vamos cortando con una mandolina, si no tenéis una, podéis cortar las hortalizas en cuartos o como más os guste. Guardar unas ramitas del hinojo para decorar el plato. A los champis, les damos un pequeño salteado en la sartérn, mas que nada para no comernoslos crudos y a la vez dejarles un toque crunchy. Emplatamos como más nos guste.
  2. En un bote vamos a preparar el aliño, y para eso vertemos un chorrito de aceite de oliva, un poco de vinagre de vino, otro poco de vinagre de módena y un par de cucharadas de azúcar, tapamos y agitamos hasta que se emulsione. La cantidad de los líquidos en el aliño es a ojo, si os gusta más o menos avinagrado ya sabéis que hacer.
  3. Aliñamos el plato, espolvoreamos un poco de perejil picado y a disfrutar.

Una ensalada muy fresca, diferente y rica para días como los de este fin de semana